No dejes de escribirme cuando estés ahí, en el olvido. Promete que recordarás mi gorro de lana y el color del fuego que brillaba en nuestro iglú. Que nunca te digan que el frío es algo malo, o que tu chaqué resulta ridículo. Camina siempre al paso que dicte la música que suena dentro de...